Daniel Carrión, Vitral Arte

Historia vitralistas Carrión

Alrededor del 1900 Don Alberto Carrión, profundo admirador del arte de las vidrieras, viaja a Francia a especializarse en el arte del Vitraux. A su regreso instala en nuestro país el primer taller de Vitraux, dedicado íntegramente a la elaboración de verdaderas obras de arte en vidrio.
Muchas residencias de nuestro país conservan aún piezas elaboradas con la técnica de la grisalla y su plomada, un sello indiscutible que las hace únicas por su forma y espesor, además de sus finos vidrios provenientes de la industria Saint –Just, Francia.
Pedro Carrión, nieto, hereda esta técnica y materiales continuando la tradición por cuarenta años más, entregando su vida por este noble arte.
Ahora con el paso de los años el linaje quedo en manos de Iván Carrión Baeza quien continúa con este hermoso arte, y su Hijo quien mantendrá viva esta tradición por muchos años más.
Daniel Carrión es el heredero de esta hermosa tradición, manteniendo el único lazo sanguíneo con Alberto y Pedro Carrión, es el único de la cuarta generación, aprende todas las técnicas de su padre Iván Carrión y trabajan junto confeccionando todo tipo de trabajos.
En nuestro taller se realiza todo tipo de trabajo; Desde trabajos clásicos y Modernos, confecciones a pedido de vitrales y lámparas, Restauraciones a menor y mayor escala, mosaico en vidrio, Clases Personalizadas, etc.
La tradición se mantiene en el mismo lugar donde se ha construido la historia de Arte Vitraux en Chile. Santa Isabel #0563, Providencia.